¿Ayuno o galleta?

Dieta
Foto: Thought Catalog on Unsplash
Karen Karake

El espejo no miente. Me despierto en las mañanas, después de no cenar, y me siento más ligera. Luego de bañarme me pongo mis skinny jeans jurando que no se me van a atorar en los muslos. Meto la panza, me los subo con éxito felicitándome por haber logrado, con esfuerzos, completar otra semana de seguir un ayuno intermitente. Los jeans suben, pero la lonja no está ni cerca de desaparecer, se reacomoda o, mejor dicho, se amolda al pantalón. Me siento engañada, frustrada y con ganas de asaltar la cocina y comer todas las galletas y dulces que pueda.

¿Vale la pena el esfuerzo de someterme a una dieta rigurosa para bajar un par de centímetros o sería mejor asumirme como una gorda feliz y a gusto con mi cuerpo?

- Publicidad -

No existe dieta que no haya probado; la Paleo, por la que comí solamente alimentos que consumían los hombres de las cavernas; por supuesto, lácteos, granos y comida procesada están estrictamente prohibidos. Duré tres semanas y bajé dos libras. ¡Dos! Luego probé la dieta South Beach que elimina carbohidratos refinados, pero incluye frutas y granos. Mi problema fue que abusé de los de granos (es permitido ¿no?) y no bajé nada como afirman los testimonios de mis amigas, ahora delgadas.

Probé también la dieta Atkins, que restringe carbohidratos y se basa en comer puros alimentos de origen animal, (que para los veganos es el peor insulto). En esa duré una semana. No soy creativa a la hora de cocinar y la idea de alimentarme de productos como leche de macadamia, tofu, quinoa y avena no va con mi estilo de vida.

El sistema Weight Watchers (WW) es una dieta balanceada, se permite comer lo que a uno se le antoje. ¿Quién no querría comer un pedazo de pastel de chocolate después de cada comida? Pero nada es de a gratis. Este es un sistema a base de puntos en donde es permitido consumir, por ejemplo, 23 puntos durante el día dependiendo del peso que uno quiere bajar. No está permitido rebasar el número de puntos y como los redondeaba me salió contraproducente, ¿pero qué son dos o tres puntitos más al día? Así que en lugar de bajar, subí.

Recientemente Kourtney Kardashian bajó 40 libras y fue causa de inspiración en muchas mujeres que, como yo han batallado para bajar de peso. Detesto todo el hype detrás de las Karadashian, pero al ver los resultados de su cambio radical confieso que quise probar su método, que incluye el ayuno intermitente. Hay muchas formas de ayuno, pero lo que a ella le funcionó (y de quien tomé el ejemplo) es dejar de comer de 14 a 16 horas, que en realidad no es tanto considerando que dormimos en promedio un total de 8 horas.

Opté por seguir ese régimen y comencé a cenar a las 7:00 pm y a desayunar más o menos a las 10:00am. ¿Me benefició de alguna manera? Sí, me despierto más ligera. ¿Me queda mejor mi ropa? Un poco, pero no lo suficiente como para pasearme en traje de baño este verano. ¿Vale la pena dejar de cenar o me asumo como gordibuena (suena mejor) contenta comiendo lo que me da la gana? ¿Hago caso a la campaña sobre la auto aceptación o continuo fracasando de nuevo con las dietas de moda? Mientras sigo deliberando sobre qué hacer, me preparo un pan con queso derretido y pienso en las galletas que me comeré de postre.

Te puede interesar: Sobre aviones y colchas