¿Edad mental de México? 13 años

#8M
Foto: Twitter Carla Irina Villanueva

Hagamos una analogía, que se parece bastante a la realidad. El gobierno es el papá. La población el hijo.

Quién ha convivido con adolescentes sabe de montañas rusas emocionales, de errores de juicio, de no asumir responsabilidad, de pulular entre sentirse niños indefensos o adultos omnipotentes.

- Publicidad -

Así nosotros.

Antes de la marcha y el paro, escuché asombrada la opinión descalificadora de varios hombres. Díjeme, espérense al martes y hablamos. Hoy es martes, ya pasó la marcha, el paro, las fotos, los testimonios y algunos siguen montados en su macho de todo es inútil, así no se hace, a nosotros también nos matan.

Montados en adolescentes. El gobierno debe hacer una parte, pero nosotros otra. No hay salida con una población pendeja y apática. Con esto no estoy diciendo que tengo mucha esperanza en alguna institución. Todo lo contrario. Pero hoy más que ayer, siento que la población civil le puede dar la vuelta a la tortilla, por lo menos en este tema.

¿Qué tenemos que educarnos, ganar más dinero, resolver nuestras necesidades básicas primero para resolver el tema de violencia? NO. Simplemente tenemos que humanizarnos. Para cerrar filas como ciudadanos y cuidar la integridad física del de al lado ¿qué escolaridad hay que tener? ¿para poder ayudar a una chava que está siendo violentada te faltan los chilaquiles de la mañana o más bien huevos?

Y fortalecer ese tejido social no es para ser considerados mejores personas, altruistas y cooperadores, es porque a como va la cosa, luchamos juntas o nos matan por separado.

Te puede interesar: La marcha que yo viví