El 33% de los indecisos en la elección

El 33% de los indecisos en la elección
Foto: Twitter LSR Hidalgo

El 6 de junio de este año tendremos elecciones intermedias federales donde se van a renovar los 500 asientos de la cámara de diputados. Una elección crucial para cualquier gobierno, pero más para un gobierno que dice estar generando un cambio de régimen en México. Para el gobierno en turno, conservar la mayoría absoluta en la cámara de diputados es fundamental.

Alejandro Moreno, uno de los encuestadores más experimentados y respetados en México, publicó una encuesta de tipo tracking poll, donde Morena presenta un 38% de las intenciones de voto, el PRI 10%, el PAN 11%, el PRD 3% y los indecisos están en 33%. Estas intenciones han presentado estabilidad estadística en los últimos cinco meses de los veinte que comprende el tracking.

- Publicidad -

Se podría caer en la idea, al leer esta encuesta, de que Morena es invencible. Si sumamos -aritméticamente- las intenciones de voto de la neoliberal oposición, logramos apenas 24% de intención de voto contra 38% de Morena. Corremos el riesgo de quedarnos con la idea que el partido oficial es, prácticamente, invencible. El problema de las encuestas es que hay que saber leerlas e interpretarlas para poder comentarlas.

Después de dos años de errores, justificaciones y de natural desgaste de gobierno, aquél que vaya a acudir a las urnas y votar por Morena el 6 de junio, está prácticamente decidido en hacerlo el día de hoy. Lo que Morena pueda generar de voto adicional, según las intenciones en esta y otras encuestas, durante los siguientes meses de campañas, será marginal. En otras palabras, en Morena ya están casi todos los que son y no van a llegar muchos más.

Es aquí donde tenemos que voltear a ver a ese 33% que responde que no sabe por quién votaría o que no votaría por ninguno. Este porcentaje no está decidido a votar por el PRI, PAN o PRD, pero, ojo, tampoco está decidido a votar por Morena a pesar de los apoyos sociales, de las promesas y de la constante afirmación que México está hoy mejor que nunca.

La oposición, aún aturdida del trancazo del 2018, no ha podido articular todavía una clara oferta electoral de valor más allá de decir un simple “Morena lo está haciendo mal”. Este 33% de indecisos espera -en algún momento de la campaña- escuchar una razón por la cual votaría por la oferta de la neoliberal alianza PAN, PRI, PRD, pues conoce perfectamente la oferta electoral de Morena (nos la recuerdan todas las mañanas por dos horas); ese discurso no ha sido suficiente para motivar el voto para el partido oficial.

Hay un tercio del mercado electoral que rechaza a Morena y que quiere ver qué ofrece la contraparte para decidir si le da su voto. Ahí está la clave de la elección: ¿Qué le va a ofrecer la oposición a ese tercio que le llame la atención lo suficiente como para hacerlos ir a votar? Esto tiene que ir mucho más allá de señalar los errores del gobierno actual, que son muchos y muy conocidos.

¿Qué pasa con ese 33% si la oposición no logra articular un mensaje electoral atractivo? Lo más probable es que el día de la elección no salga a votar y la elección se configure en función del partido dominante. Pero si la oposición logra persuadir sólo a poco menos de mitad de ese 33%, vamos a ver que las fuerzas del congreso se van a balancear entre el partido oficial y una alianza legislativa opositora. Ya veremos.

@juanburgos

Te puede interesar: INE aprueba “callar” a AMLO y gobernadores en temas electorales