Pendejadas aberrantemente estúpidas que hacemos los mejicanos

Mexicanos
Foto: Twitter 𝖗 @ruthfernandapv
Profesor Doval
  1. Desperdiciar agua para limpiar la calle.
  2. Corregir el huso horario cuando nos dicen «buenos días» pasadas las 12 del día: «tardes ya».
  3. Estorbar y molestarse porque nos piden que nos quitemos.
  4. Ponerse suéter o chamarra o ropa de lana en verano.
  5. Ofenderse por todo.
  6. El grito del 16 de septiembre.
    6 bis. Gritar para todo.
    6 bis addenda. Poner «música» a todo volumen para todo.
  7. El chiquitibum a la bim bom bam.
  8. La impuntualidad.
  9. Ponerle chile a todo. Mucho chile.
  10. Cruzar las calles corriendo, esquivando coches en movimiento.
  11. En el coche, acelerar cuando se pone la luz amarilla.
  12. Luego de cagar, no echar el papel al escusado, sino a un bote al lado del escusado.
  13. Creer que lo extranjero es mejor.
  14. La desmedida ingesta de cocacola y otros brebajes azucarados y carbonatados.
  15. Decir «gracias» a la menor provocación.
  16. Satanizar la riqueza.
    16 bis. Canonizar la miseria.
    16 bis addenda. Igualar por lo bajo. Verbi gratia: en vez de que llevar a todos a la riqueza, sumir a todos en la miseria.
  17. Endeudarse en las ventas nocturnas, el buen fin y en cualquier treta de los mercaderes.
  18. La novela de la revolución mejicana.
    18 bis. Todo lo derivado de la revolución mejicana, incluido el Partido Nacional Revolucionario y sus mutaciones hasta Morena.
  19. Pedir cosas con el prefijo interrogativo: «¿sí te puedo molestar con __?» (vid. §35 bis).
  20. Usar «güero» y «licenciado» como títulos nobiliarios para dirigirse a alguien que consideramos superior a nosotros.
    20 bis. Autodenigrarse ante alguien que consideramos superior a nosotros o de quien necesitamos algo.
  21. Maltratar, agredir y denigrar a quien consideramos inferior a nosotros.
  22. Ser avorazados.
  23. Colgar lonas de plástico para anunciar babosada y media.
  24. El Partido Verde de Méjico y sus parásitos, desde el Niño Verde hasta Arturo Escobar pasando por Mariana Boy.
  25. Entubar y matar ríos (vid. §1).
  26. La suspicacia. Desmedida, imprudente, exagerada, irracional, absurda.
    26 bis. Llamarle «sospechosismo» a la suspicacia.
  27. Subestimar y no respetar al contrario.
  28. La imprudencia, la ineptitud y la impericia.
  29. Nuestra pavorosa educación sentimental (vid. §5).
  30. Trabajar. No sabemos trabajar y tenemos trabajos inútiles: el vieneviene, quien regresa el carro del súper a su lugar, quien está en los lavabos de los baños públicos (vid. §28).
  31. Tener la chapuza como principio rector de nuestra conducta.
  32. El «humor» mejicano.
    32 bis. El mito de que «en Méjico nos reímos de todo».
  33. El «ingenio» mejicano (vid. §28).
  34. Ser dogmáticos y crédulos.
  35. El orgullo y el amor propio (vid. §§5, 26, 20, 20 bis, 21, 27 y 29)
    35 bis. La inseguridad (no me refiero a la criminalidad, sino a la falta de aplomo en el carácter: dejarse amedrentar).
  36. No admitir un error (vid. §§35 y 35 bis).
  37. Capulina (vid §32).
  38. El desaprovechamiento y dispendio de nuestros –privilegiados– recursos naturales, originados de nuestra –privilegiada– ubicación geográfica (vid. §§1 y 25).
  39. Ser mentirosos, veleidosos, ladinos, nebulosos, evasivos, confusos y, en general, torpes en nuestra comunicación (vid. §§5, 6 bis, 29 y 35 bis).
  40. Creer, permanentemente, que alguien nos quiere chingar y actuar siempre con el objetivo de anticiparnos y chingárnoslo nosotros.

Te puede interesar: Soy la dueña