Trabajo más allá de los 50

Foto: Pixabay

La foto era impactante. El próximo presidente rodeado de su equipo más cercano. Parecía una foto del Asilo Mundet o de beneficiarios del programa 70 y más, pero era claro que se trataba del equipo cercano de López Obrador. Ahí estaban, decía el pie de foto, el señor Riobóo y el señor Jiménez Espriú. La verdad se ve que los tipos sí vivieron la revolución y la expropiación petrolera. Eso significa que a pesar de estar ya en la quinta década ¡tengo futuro y puedo ser parte de un equipo presidencial! Hay futuro hacia delante cuando crees que ya todo es pasado.

Debo decir que a mis 50 he encontrado algunas cosas motivadoras aunque el arranque no estuvo padre. Apenas cumplirlos fue una suerte de banderazo para tener una serie de pequeñas calamidades: Me comencé a lastimar con frecuencia, cosa que no me sucedía. De la caída de pelo ya ni hablar, se acentuó a los 40, un poco más de canas pero solo eso. Aunque si tuve que hacer una reflexión seria. Consideré que debía cancelar algunas actividades que ya no iban con mi edad. Ya no ir a antros. Fue muy desagradable un día encontrarme a mi hijo y a sus amigos. Aunque seguramente fue más desagradable para él. No sé que le comentó a su mamá pero el mensaje que me mandó ella fue muy claro: “¿Ahora vas a los antros de los niños? ¿Quieres salir con sus amigas? De veras que nunca creciste, pero pensé que tenías algo más que aserrín en la cabeza. No contento con desgraciarme la vida a mí ahora vas con tus hijos. Pobre estúpido”. No me gustó el tono pero lo tomé como una crítica constructiva y ya no voy a esos lugares. Sí creo que desentonaba. También creo que debo de buscar una pareja estable. Creí que a esta edad uno ya llegaba muy madreado y que ni siquiera se podía coger. Pero no es cierto, eso es un mito. Claro, la pastilla ayuda. Son algo así como la fuente de la juventud. Las mujeres pueden cree que uno es un verdadero cabrón que o ha envejecido desde los 25. Las mujeres de la edad más o menos de uno porque las treintonas ya te ven como si fueras su papá. También decidí dejar de hacer tanto ejercicio. Estaba chupando mucho y no es buena mezcla, me puede dar un infarto.

- Publicidad -

Pero algo sí me preocupa: el futuro. Se pone difícil conseguir trabajo. Dices que tienes cincuenta y te quieren dar chamba de cerillo en el super. Y sí, la verdad que uno no aprende muchas cosas ni siquiera sé usar a fondo el teléfono. Me gustaban más los de antes, los chiquitos que podías guardar en la bolsa. Y bueno ahorita todavía tiene uno su prestigio y consigue algunas cosas pero en diez años, seguro vale uno madres.

Por eso me motivó tanto la foto del equipo del Peje. Un gobierno de viejitos está a toda madre. Ni modo de tirar la experiencia por la borda. No sé a qué pinches horas empezaron a hacer a un lado la experiencia ni que la juventud se supiera todo. Lo mejor de ser joven es coger y empedar pero no sabes nada de nada. Se ve que el Peje es diferente, con él los 50 y más tenemos futuro. El Peje nos puede regresar a la vida, es un viagra laboral. Qué pendejo que no voté por él pero le pediré trabajo a uno de estos dulces ancianitos que seguramente verán en mí a un muchacho con fuerza y decisión. El futuro es nuestro. Aunque me duele la rodilla, no sé por qué.

Te puede interesar: Tener cincuenta