Una muerte limpia

Moscas
Foto: Twitter GarañoN Garxia

“Si matas a una cucaracha eres un héroe. Si matas una hermosa mariposa, eres malo. La moral tiene criterios estéticos”. Leí esta cita de Nietzsche en la semana. Zumbó en mi mente varios días y por más manotazos que quise darle no logré ahuyentarla. Como una mosca pegajosa, insistente, siguió revoloteando en mi cabeza. 

Está demás decir que activó un cuestionamiento ético que desde hace mucho no me acechaba. No sé si en la adultez se van perdiendo las fibras sensibles o las capas de cotidianidad las van enterrando cada vez más profundo. El caso es que una frase que en mi adolescencia hubiera dado para largos debates filosóficos, se convirtió hoy, en un simple insecto molesto. 

- Publicidad -

Ni hablar de la implicación social que la frasecita arrastra, podría desatar toda una crítica sobre el racismo, clasismo, snobismo y todos los “ismos” que se le quieran sumar. Pero a esta polémica conmigo misma, tampoco le quise entrar. Le rehuí de la manera más cobarde, haciendo como si no tuviera ni siquiera unos minutos para dedicarle y poder sacármela del sistema. 

¡Y entonces la realidad me cobró sin metáforas! Fue ayer en la noche, me estaba lavando los dientes cuando una mosca, (para ser justa debo de admitir que no era todavía una mosca, era una mosquita recién nacida, una mosca bebé) empezó a volar a mi alrededor. Claro que mi primer instinto fue darle un toallazo para que sepa quién manda en mi baño. Pero algo me detuvo la mano tensa que ya había tomado la toalla. Recordé la cita. Casi pude oír a Nietzsche susurrármela al oído y entonces aflojé mis dedos, solté el arma y decidí perdonarle la vida. Una sensación de bienestar inundó todo el espacio. Respiré aliviada hasta que vi cómo, la mosca bebé, se posó en el jabón húmedo que estaba junto a mi lavabo. Cuando reaccioné ya era demasiado tarde. Tomé un Kleenex y con suavidad la envolví. Enjuagué el jabón mientras me consolaba pensando que la pobre, por lo menos tuvo una muerte limpia.

Te puede interesar: Las estatuas de marfil