¿Votaste por AMLO y ya te arrepentiste? Tienes que leer estos cinco puntos

Paty Navidad
Foto: Twitter Ticket Criterio

1. Es de gente inteligente arrepentirse. Dicen que el famoso economista John Maynard Keynes dijo: “Cuando los hechos cambian, cambio de opinión: ¿y usted qué hace, señor?”. Eso es lo sano y lo inteligente. Pero vivimos en una época en la que parece más importante “sentir” que tenemos siempre la razón, que cambiar de opinión cuando se debe. No te debe dar pena unirte a las filas de Susana Zabaleta y Paty Navidad, porque en su arrepentimiento razonado demuestran más inteligencia que el votante promedio.

2. Te entendemos: AMLO parecía la solución. No debemos dejar de reconocer que el presidente es perseverante. Si no lo crees, imagínate que no te dan una chamba, y te quedas desempleado 12 años, recorriendo cada ciudad, pueblo y ranchería del país diciéndole a todo el mundo por qué eras la mejor persona para ese puesto. Sin importar el sol, la lluvia, el granizo o el frío, y contra todas las voces que le decían “ya, ríndente”, AMLO siguió y siguió. De ahí que muchos dijeron: “bueno, ya le toca”. La perseverancia es una buena virtud, pero no debemos olvidar que su reverso, la terquedad, puede ser un defecto con consecuencias muy malas en alguien con poder.

- Publicidad -

3. Se entiende, las opciones no estaban nada chidas. Mucha gente hoy dice que se arrepiente de su voto por AMLO, pero que aun así no votaría por Meade o por Anaya. ¿Cómo culparlos? Basta recordar las insufribles TED Talks de Anaya hablando de autos voladores o los inacabables discursos de Meade diciendo que todo iba súper chido, para entender por qué ganó López Obrador. La verdad es que hace un año, uno recuerda las opciones y no había mucho pa’ dónde hacerse.

4. Y claro… ¡EPN! El Centro de Investigaciones del Pejismo (CIP) de este, su portal Sobrevivientes, ha encontrado que, de cada 10 votantes arrepentidos de votar por el Peje, 8 se “desarrepienten” cuando ven los videos de Peña Nieto bailando cumbias con su nuevo amor, quitado de la pena, con la lana cayendo de sus bolsillos. Como dijo la Rana René del meme: “a veces me arrepiento de haber votado por AMLO, pero luego veo a Peña echando fiesta con mi lana, y se me pasa”.

5. Pero, la buena noticia y lo importante: si te arrepentiste de votar por AMLO, no tienes que renunciar a lo que crees. AMLO ha sido muy efectivo convenciendo a la gente de que sólo él representa la honestidad, la sensibilidad ante la pobreza, la lucha contra la desigualdad. ¿Quieres saber la verdad? ¡No es cierto! AMLO es un político profesional y, como todos, busca mantener y aumentar su poder. Sí, puede ser que use ese poder para hacer el bien, y ojalá sea así. Pero también puede ser verdad que, a pesar de sus buenas intenciones, la está regando feo y toma muy malas decisiones que terminarán afectando a todo México. Así que no te agüites: arrepentirte de tu voto NO significa que te dejan de importar los problemas de México y su solución, o que te volviste una “mala persona”. ¡Al contrario! Significa que eres ciudadano con criterio, no seguidor de una secta, y eso está siempre bien.

Te podría interesar: EXCLUSIVA DE SOBREVIVIENTES: Así se hace la estrategia de comunicación de la 4T