Es ahora o nunca para John Elway, en los Broncos de Denver

John Elway
Foto: Twitter Ryan Koenigsberg

Se acerca el inicio de la NFL y será una temporada crucial para el legendario John Elway en los Broncos de Denver. A pesar de que en 8 años de su gestión el equipo ha estado 5 veces en playoffs, ganando un super bowl y llegando a otro más, las dudas sobre su capacidad de evaluar talento y conformar un equipo competitivo siguen siendo constantes. No ha podido encontrar un mariscal de campo que supla a Payton Manning desde que llegó y en realidad son los entrenadores anteriores los que han armado los equipos ganadores.

Al tomar el mando del equipo en la temporada 2011-2012, Elway tuvo la fortuna de encontrarse en su primer año como gerente general con uno de los mejores mariscales de campo de todos los tiempos Payton Manning, mismo que cargó al equipo en sus primeras dos temporadas, rompiendo cualquier cantidad de récords individuales y siendo el artífice principal que los llevó al super bowl en el 2013, en donde perdieron contra los Seattle Seahawks y su legión del boom encabezada por Richard Sherman y Kam Chancellor.

Después fue Gary Kubiak el responsable directo del éxito del equipo. Kubiak fue nombrado head coach en 2014 y junto con su coordinador Wade Phillips montó una defensa que pasó de ser mediocre a una de las mejores en toda la liga en un año, encabezada por jugadores como el MVP Von Miller, Demarcus Ware y una de las mejores secundarias con Aqib Talib, Gary Harris Jr. y Bradley Roby, mismos que fueron parte trascendental del equipo que ganó el super bowl 50 en contra de las Panteras de Carolina, en donde las decisiones de personal las tomaba Kubiak, el verdadero artífice de seleccionar las piezas que los convirtieron en una potencia defensiva de la liga.

En la parte ofensiva sucedió algo similar, en sus primeros años el equipo se convirtió en una unidad potente gracias a las decisiones de personal de su anterior head coach Josh Mcdaniels, que sí bien es cierto fue un desastre como entrenador, tuvo la capacidad seleccionar una base de jugadores que años después se consolidaron bajo el mando del entrenador John Fox, y que sumado al apuntalamiento de la defensiva, convirtieron a Denver en un equipo fuerte en los dos costados del balón y candidatos al título.

Las mayores críticas a John Elway tienen que ver sobre todo con la incapacidad para encontrar un mariscal de campo que pueda convertirse en el líder de la franquicia. Desde que llegó al equipo, Elway no ha logrado seleccionar a un QB que pueda suplir a Payton Manning y convertirse en el jugador del futuro para el equipo. Sus selecciones en agencia libre y draft han sido decepcionantes, Brock Osweiler (2012), Zack Dysert (2013), Trevor Siemian (2015), Paxton Lynch (2016), Chad Kelly (2017) y Case Keenum ya no se encuentran en los Broncos porque nunca cumplieron con las expectativas. También desde que se fue Gary Kubiak en 2016, las selecciones de jugadores de los Broncos no han sido buenas debido a las malas decisiones del legendario mariscal de campo, que ha sido el responsable directo de elegir jugadores de dos años para acá. También Elway erró en la elección de su último entrenador en jefe Vance Joseph, pues el equipo ha venido cayendo de manera precipitada cuando fue nombrado Head Coach en 2016.

Así que la temporada que viene es importantísima para el ex jugador de la Universidad de Stanford, todos los ojos están puestos sobre él. Este año ha elegido cubrir el puesto de quarterback con el veterano Joe Flacco, mismo que perdió la titularidad con Lamar Jackson en Baltimore y que a sus 34 años de edad no parece ser la solución a largo plazo. Su nueva elección para intentar llenar el hueco de mariscal campo de cara al futuro es Drew Lock, un jugador con buenos números con los Tigres de la universidad de Missouri y que fue tomado con la selección número 42 en la segunda ronda del draft de la NFL este año, pero que claramente no está listo para ser titular, va a necesitar tiempo para madurar. Elway no se puede volver a equivocar, tiene que empezar a conformar una plantilla competitiva que pueda pelear por los playoffs, si bien es cierto que es un icono en la organización de Denver, la presión es grande para él, la posición de gerente general es clave y por más que Elway sea un jugador histórico, su futuro como GM parece estar en juego, si el equipo no muestra mejoría a comparación de las dos temporadas anteriores y el nuevo QB Lock no da destellos de poderse convertir algún día en su mariscal de campo franquicia, su puesto podría correr peligro.

Para este 2019 decidió contratar como nuevo entrenador a Vick Fangio, una apuesta arriesgada pues en 20 años en la NFL el veterano head coach apenas recibe su primera oportunidad como entrenador principal, veremos cómo le va. Para reforzar al equipo seleccionó en el draft al ala cerrada Noah Fant, también se hizo vía agencia libre del tackle ofensivo Jawuan James, del ala cerrada Jeff Heuerman y del tackle nariz Zack Kerr. La secundaria que había sido un desastre los últimos años se apuntaló con la renovación de Chris Harris Jr y la adquisición de los agentes libres Bryce Callahan de Chicago y Kareem Jackson quien viene procedente de los texanos de Houston, por último, ejercieron las opciones contractuales de tackle defensivo Derek Wolfe y el receptor abierto Emmanuel Sanders. Esas son las apuestas de Elway de cara al futuro y con eso enfrentará una de sus temporadas más importantes como ejecutivo.

John Elway está entrando en un punto de quiebre en su carrera como directivo de futbol americano, a pesar de tener un super bowl en su haber, el equipo ha venido de más a menos en su estadía como GM, además su carrera como ejecutivo no parece estar asociada con el éxito, los logros de su equipo de futbol americano parecen estar más ligados a otras personas que han pasado por la organización que a sus decisiones como ejecutivo; ya se le tuvo mucha paciencia para seleccionar un QB franquicia. Drew Lock representa su última oportunidad para demostrar tiene el ojo que se necesita para cubrir la posición más importante en el futbol americano y de conformar un equipo realmente competitivo. Ya no hay más tiempo para el legendario mariscal de campo, es ahora o nunca para John Elway.

Te puede interesar: Temporada 2002: El año que Billy Beane irrumpió con los analytics en el beisbol