Fans de los Browns de Cleveland ¡This is for you!

Cleveland Browns
Foto: Twitter 1970s NFL

¡Cleveland this is for you! vociferaba Lebron James en el estrado colocado en el Oracle Arena después de consumar uno de los mayores regresos en la historia deportiva y derrotar a los Golden State Warriors en las finales del 2016, mismos que en ese año habían roto la marca de todos los tiempos en temporada regular con 72 victorias pertenecientes a los Chicago Bulls. Con esto los Cavalierst erminaban con una sequía de 52 años sin ganar un título para la ciudad.

La ciudad de Cleveland es considerada una ciudad perdedora deportivamente en Estados Unidos. Los Indios de Cleveland, su equipo de Beisbol, no ganan un título de serie mundial desde 1948, los Cleveland Browns nunca han ganado un super bowl cuando éstos se instituyeron en 1967 y los Cavaliers de Cleveland no habían levantado el trofeo Larry O’brien desde su fundación en 1970, hasta que un fenómeno llamado Lebron James pudo acabar con la maldición que aquejaba a la ciudad.

- Publicidad -

La historia de los Browns ha estado siempre llena de fracasos. La última vez que estuvieron cerca de llegar al super bowl, fue la final de conferencia en 1987 cuando su corredor Ernest Byner soltó el balón cuando estaban a tres yardas de la zona de anotación y perdieron contra John Elway y los Broncos de Denver, desperdiciando así la oportunidad de competir por ganar el trofeo Lombardi por primera vez en su historia. Después de eso se vinieron más temporadas perdedoras y ausencias de futbol americano en la ciudad cuando su ex dueño Art Modell se llevó el equipo a Baltimore. Las decepciones para la afición de los Browns han sido constantes, la organización ha sido un desastre con temporadas humillantes y selecciones del draft patéticas como sus mariscales de campo Tim Coach y Johnny Manziel, mejor conocido como “Johnny Football”, quienes fueron unos auténticos petardos e hicieron a la franquicia el hazmerreír de la liga.

Sin embargo, parece que después de años de decepciones y humillaciones, las cosas están empezando a cambiar. El dueño del equipo Jim Haslam, quien hizo su fortuna con estaciones de gas por todo Estados Unidos y que por años intentó ser considerado una gente de “futbol americano”, entrometiéndose en decisiones deportivas como ingresar al “war room” en días de draft, permaneciendo y presionando para que el equipo seleccionara al QB Johnny Manziel a pesar de la resistencia de los entrenadores del equipo; cometiendo errores como contratar a Hue Jackson (3-36-1) a pesar de las recomendaciones contrarias de su gerente general o teniendo equipos de trabajo que acabaron seleccionando al QB Deshone Kizer sobre mariscales de campo como Carson Wentz, Patrick Mahomes y Deshaune Watson, parecen estar cambiando.

El dueño del equipo parece estar dándole espacio al nuevo gerente general John Dorsey, que es gente de mucha experiencia y que tuvo buenos años evaluando talento en Green Bay y Kansas City. Haslam permitió la reestructura del equipo, despidiendo a Sashi Brown como GM quien a pesar de estudiar en Harvard no tenía experiencia evaluando jugadores de futbol americano y contratando y manteniendo a Paul De Podesta, parte fundamental con los Atléticos de Oakland y los Mets de Nueva York en el beisbol, y además considerado como un genio de la sabe metría y los analitycs. De Podesta – representado como Peter Brand en la película “el juego de la fortuna”- tiene la estrategia de apilar selecciones del draft y así darle espacio al GM Jack Dorsey para elegir jugadores jóvenes futuros.

Por primera vez en muchos años, las selecciones del draft han sido buenas. El defensivo seleccionado numero 1 global del 2017, Myles Garrett se ha convertido en el ancla y en el alma de la defensiva. El Quarterback Baker Mayfield está cumpliendo las expectativas y apunta a ser una estrella en la liga. Dorsey ha logrado juntar a los ex compañeros de LSU, el receptor Jarvis Landry y el super estrella Odell Beckam Jr., quienes sí se disciplinan y se comportan como profesionales, le darán grandes opciones de pase a Mayfield; también contrató al ala cerrada Orson Charles. En el lado defensivo renovaron a un tackle de experiencia como Sheldon Richardson y al linebacker Olivier Vernon, es decir, el equipo luce sólido.

Dorsey trajo como Head Coach a Freddie Kitchens que le reportará directamente a él y no al dueño del equipo como se hacía antes. Las expectativas son altas, seguramente no llegarán al super bowl, pero tienen opciones claras de playoffs. El GM Dorsey dice que los buenos equipos ganan en otoño y no en marzo o abril cuando se están conformando las plantillas, pero que se ha construido algo bueno sobre el papel, falta trasladarlo al emparrillado, las cosas pintan bien, parece que pronto la ciudad de Cleveland se estará preparando para un nuevo grito de ¡Cleveland this is for you!.

Te puede interesar: El cuento chino de la idiosincrasia y valores de los Pumas de la UNAM