Mi voto de confianza es para Danny Ainge

Danny Ainge
Foto: Twitter Dan Greenberg

Por primera vez en muchos años estoy escuchando críticas en los programas deportivos americanos para el gerente general de los Celtics de Boston, Danny Ainge. En sus 16 temporadas como máximo responsable de la organización de Boston, el equipo ha faltado en sólo tres ocasiones a los playoffs, ha sido campeón, ha participado en innumerables finales de conferencia; además sus selecciones de draft y agencia libre han sido buenas y ha reconstruido equipos haciéndolos contendientes en pocos años gracias a su trabajo.

La capacidad de Ainge está fuera de toda discusión, cuando tomó el puesto principal de los Celtics de Boston supliendo al anterior GM, Chris Wallace, los del trébol tenían muchos problemas, era un equipo envejecido con contratos malos como el de Vin Baker, con malas selecciones en el draft y con la demanda de cambio de su jugador estrella Paul Pierce. Inmediatamente Ainge le dio vuelta a la situación, su plan de reestructuración consistió en contratar como coach a Doc Rivers, después cambió su selección de draft numero 5 global (Jeff Green) a Delonte West y Wally Szczerbiak, por el legendario tirador Ray Allen y una selección de segunda ronda que acabó convirtiéndose en Glen “Big Baby” Davis; su siguiente paso fue traspasar a Gerald Green, Al Jefferson, Theo Ratliff, Sebastian Telfair, y una selección de primera ronda por el super estrella Kevin Garnett. En un periodo muy corto Danny Ainge había convertido un equipo mediocre y sin aspiraciones al título en “el big three” conformado por Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen y un grupo de jugadores sólidos que ganarían ese mismo año el campeonato de la NBA. Después de los movimientos de Danny Ainge el equipo sería candidato seis años consecutivos al titulo.

Años después, al darse cuenta que el “big three” estaba llegando al final de su era, Ainge rápidamente inició una nueva reconstrucción. Cedió a su entrenador Glen Doc Rivers a los Clippers por una selección de primera ronda del draft de ese año. Inmediatamente después vino otro de sus mejores movimientos, cambió a sus dos estrellas veteranas Paul Pierce y Kevin Garnett por cuatro selecciones de primera ronda a los Nets de Brooklyn, cuestión que rápidamente convirtió a los Celtics en el equipo con más posibilidades de cara al futuro por tener tantas selecciones de draft, después contrató a uno de los mejores entrenadores promisorios jóvenes, Brad Stevens, coach que llevó dos veces consecutivas a una Universidad marginal como Butler a la final del campeonato universitario conocido como el “Final Four”. Después de dos años de la nueva etapa Danny Ainge tenía a los Celtics de vuelta en playoffs, además tenía un equipo plagado de jóvenes con potencial como Jason Tatum, Marcus Smart, Jalen Brown y Terry Rozier, que sumado a los agentes libres adquiridos por Ainge los colocaban en una posición inmejorable, dos temporadas más tarde los Celtics de Boston estaban jugando contra los Cavaliers de Cleveland en las finales de conferencia de la NBA y Danny Ainge había mostrado nuevamente ser uno de los mejores GM de toda la liga, por la manera en que podía darle vuelta a una franquicia.

Es por eso que me sorprende escuchar que parte de la prensa americana está criticando a Ainge. Si bien es cierto que la adquisición de Kyre Irving el año pasado fue perjudicial para la química del equipo, cuando el traspaso se dio, la gente de basquetbol coincidía en que era el movimiento correcto, ese canje parecía ser la última pieza del rompecabezas que ayudaría a los Celtics de Boston a ganar nuevamente el trofeo Larry O’brien, sin embargo el equipo no funcionó porque Irving resultó alguien tóxico en el vestidor. Otra de la criticas que escucho sobre Ainge, tiene que ver con el contrato que le dieron a Gordon Hayward, jugador que no ha cumplido con las expectativas y que además no ha sido el mismo después de la fractura de tibia que lo alejó un año completo de la duela, esa decisión en específico tuvo que ver con Brad Stevens, que empujó fuerte para que los Celtics lo adquirieran vía agencia libre, ya que Stevens lo había dirigido en su etapa universitaria en la universidad de Butler, la insistencia del coach fue determinante para que Ainge decidiera contratarlo como agente libre, en todo caso, en esta decisión la culpa debería ser compartida.

Además la prensa cuestiona duramente a Ainge porque no pudo adquirir a un súper estrella en la agencia libre, parece que la contratación de Kemba Walker este año no es suficiente para los especialistas. Esto es algo que también me parece injusto, pues el agente libre Anthony Davis había dicho que no se comprometía a firmar más allá de un año con los Celtics, Kawhi Leonard nunca fue opción porque siempre tuvo en mente ir a jugar a Los Ángeles y Kevin Durant, nunca los tuvo en consideración. Otra situación que lo tiene en el ojo del huracán tiene que ver con la salida de Al Horford, cuestión que los debilita en la pintura, Horford era una presencia importante y un líder en el vestidor, pero Ainge parece quería ir en otra dirección y decidió dejarlo libre, probablemente debido a su edad (34), a todo se le suma haber perdido en la agencia libre a Aron Bynes y Marcus Morris jugadores fundamentales en defensa, lo que lo debilita. Además los jugadores de reemplazo no están gustando a la opinión a los especialistas de Estados Unidos, los reemplazos para cubrir las salidas, Enes Kanter y la renovación de Daniel Theis parecen no cubrir las expectativas pues defensivamente son jugadores inferiores a Morris y Hortford. Por estos movimientos, la lluvia de críticas es constante para Danny Ainge.

Los Celtics de Boston lucen como un equipo frágil a comparación de la campaña pasada, hace un año eran claros candidatos al título, pero parecen haber dado un paso atrás. Ahora más que nunca, oigo voces que apuntan a la gestión de Ainge, se dice que en su tiempo obtuvo a Kevin Garnett gracias a su amigo Kevin McHale, que se lo traspasó de Minnesota y que nunca ha aterrizado un agente libre estrella por sus propias gestiones y también que tuvo suerte en encontrar a un equipo desesperado por figurar como los Nets de Brooklyn que decidieron darle todo por dos jugadores envejecidos como Garnett y Pierce. Muchas de las criticas me parecen injustas, Danny Ainge tiene una historia de éxito que lo avala como gerente general, es un tipo audaz que puede darle vuelta a los Celtics en cualquier momento, su historia lo avala, me parece una de las mentes más brillantes de la NBA, pero ahora en tiempos difíciles, algunos incluso cuestionan su capacidad, pero creo que las criticas son exageradas, sé que en cualquier momento Ainge puede volver a colocar a los Celtics en la lucha por el campeonato de la NBA con sus trapasos, es por eso que mi voto de confianza es para Danny Ainge.

Te puede interesar: Es ahora o nunca para John Elway, en los Broncos de Denver