Perdió la pierna tras un asalto; hoy lucha por representar a México en Paralímpicos de Tokio

Paralímpicos
Foto: Twitter El Financiero

Gustavo Estrada fue víctima de la delincuencia. Recibió un balazo en la pierna que, al final, acabó perdiendo. Sin embargo, eso no le impidió para llegar a ser atleta de alto rendimiento.

Hace cuatro años, Gustavo Estrada perdió su pierna izquierda tras un asalto a mano armada en Iztapalapa. Tenía solo 18 años cuando regresaba de su trabajo en la Central de Abastos, unos hombres lo interceptaron exigiéndole sus pertenencias.

Lo que sucedió después fue lamentable: como no tenía nada de valor, se ensañaron con él. Lo golpearon y le dieron un balazo en la pierna que, al final, acabó perdiendo. Sus ilusiones se vinieron abajo al darse cuenta que, con un miembro amputado, le era imposible ingresar al Ejército: su mayor sueño.

- Publicidad -

Hoy, ese joven mexicano tiene 22 años, es atleta de alto rendimiento y lucha por clasificarse a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Lleva ya un par de años entrenándose en la prueba de 100 metros planos categoría T63 con una prótesis que le fue facilitada por Ottobock, empresa alemana que desde hace un siglo se dedica a la fabricación de prótesis, ortesis y sillas de ruedas inteligentes, y que el miércoles presentó Running Clinic por primera vez en México.

Running Clinic México 2019

Gustavo Estrada es uno de los 13 participantes de Running Clinic México 2019, que se llevará a cabo este fin de semana en la Universidad Iberoamericana, a solo una semana de que el 3 de diciembre se celebre el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, que fue decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas desde 1992.

En estas clínicas de atletismo, 13 personas de diferentes países de América Latina, como Colombia, Argentina, Brasil, México y Ecuador tendrán la oportunidad de utilizar por primera vez una prótesis deportiva de alta tecnología.

“Visitamos hospitales para motivar a pacientes amputados a que practicaran algún deporte o que tuvieran deseos de hacerlo. Entre nuestros objetivos está fomentar la inclusión social de las personas con discapacidad a través del deporte”, aseguró Marcelo Cuscuna, CEO de Ottobock para Latinoamérica.

En México, las personas con discapacidad representan el grupo social más discriminado, de acuerdo con la Encuesta Nacional Sobre Discriminación 2017 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que exista un profesional en el área de la ortesis y prótesis por cada 500 personas con discapacidad. Sin embargo, en México sólo existen 108 de estos profesionales, los cuales atienden a casi un millón de pacientes amputados, de acuerdo con la UNAM, institución que en marzo pasado abrió la carrera de Prótesis y Ortesis.

Paralímpicos
Foto: Twitter Ottobock México

Gustavo Estrada era uno de esos pacientes que no tenía ni idea de cómo utilizar una prótesis hasta que encontró en Ottobock una manera de reinsertarse en la sociedad.

“Es increíble lo mucho que te puede cambiar la vida cuando te sientes integrado a la sociedad. Lamentablemente, en México no existe mucho apoyo a las personas con discapacidad”, comparte el atleta, quien participará en abril de 2020 en el Grand Prix de Para-atletismo de Sao Paulo, con el objetivo de dar la marca para clasificar a la justa veraniega.

Running Clinic es uno de los semilleros de deporte adaptado más grandes del mundo no sólo por su alcance global, sino por la calidad de los expertos que asesoran a los concursantes, como el atleta alemán y ganador de 10 medallas paralímpicas, Heinrich Popow, quien enseñará a los participantes a utilizar sus prótesis para realizar pruebas de atletismo.

Entre los atletas que han egresado de un Running Clinic (evento que se ha llevado a cabo en países como Alemania, Japón o Turquía) está el brasileño Vinícius Rodrigues, quien actualmente posee el récord mundial de los 100 metros en la categoría T63, con un tiempo de 11.95 segundos, sólo dos segundos debajo de Usain Bolt, el hombre más veloz del mundo.

“Para mí, Vinícius es una fuente de inspiración. A él lo conocí en un Running Clinic de Argentina y gracias a él y a Heinrich decidí dedicarme al atletismo. Y aunque he tenido más derrotas que victorias, yo haré todo para representar a México en Tokio”, finaliza Gustavo Estrada.

Con información de El Financiero

Te puede interesar: