Temporada 2002: El año que Billy Beane irrumpió con los analytics en el beisbol

Billy Beane
Foto: Twitter A's on NBCS

Postemporada de grandes ligas del 2001. Los Atléticos de Oakland pierden la serie de división 3-2 contra los Yankees de Nueva York, a los que tuvieron al borde de la eliminación después de ganar los primeros dos juegos. Esa serie es recordada por una proverbial asistencia de su campo corto Derek Jeter en el juego 3 en el que Oakland perdió 1-0 y estuvo muy cerca de barrer a los bombarderos del Bronx, después de esa temporada Oakland fue desmantelado.

Previo al inicio de la campaña 2002, el gerente general Billy Beane estaba enojado, acababan de perder a sus dos máximas estrellas Jason Giambi y Johnny Damon a manos de las potencias de la liga -Nueva York y Boston-, el juego le parecía injusto, las distancias económicas con los grandes equipos de la MLB lucían insalvables, sus reclamos al dueño del equipo para retener a los dos jugadores fueron inservibles, Oakland debía ingeniárselas con el presupuesto que tenía para competir.

- Publicidad -

El GM de los Atletics Billy Beane encontró una solución que parecía bizarra, una apuesta arriesgada. Contrató a un ejecutivo menor de los Indios de Cleveland de nombre Paul DePodesta, un economista de Harvard que lo convenció de aplicar el método conocido como “sabermetría” un modelo estadístico basado en un libro de otro economista llamado Bill James, el objetivo era encontrar jugadores cuyo valor en el mercado estaba subvaluado y que eran menospreciados por la mayoría de los equipos, todo esto mediante modelos matemáticos sabermétricos.

Paul DePodesta
Paul DePodesta Foto: Twitter Andrew Gribble

Voy a abrir un espacio para dar un ejemplo de los principios de Beane y DePodesta: un jugador batea para 265 de porcentaje, números que a primera vista parecen mediocres, pero para la sabermetría esa es una información incompleta, ese jugador para ellos es un pelotero valioso, porque logra embasarse como pocos por medio de bases por bolas, lo que para efectos prácticos es un hit, además ese mismo jugador normalmente lleva a los pitchers contrarios a cuentas altas, lo que implica un desgaste para el lanzador, todo esto sumado a estudios sobre la defensiva del jugador. La sabermetría mide la ofensiva y la defensiva de los jugadores, por ejemplo en defensiva mide cuantas carreras el pelotero evita con su guante, se enfoca en medir su velocidad para llegarle a las pelotas, el poder de su brazo, la cantidad de errores que tiene por temporada, entre muchas otras cosas. La mayoría de los equipos en ese tiempo se enfocaban en el bateo de porcentaje y esa era toda su evaluación, Beane y DePodesta se plantearon encontrar jugadores subvalorados a partir de fórmulas matemáticas, lo que les dio una ventaja con respecto a otras organizaciones.

Cuando Beane presenta a DePodesta como gerente general asistente y el nuevo modelo que la organización desea seguir, los scouts de los Atléticos respingan, el choque es directo, lo que para ellos es un buen bateador, para gerencia es un jugador sobrevaluado que no vale el dinero en que lo tasa el mercado. Para los scouts tradicionales de Oakland todo se trata de físico, de bateo de porcentaje, de poder, de cuadrangulares, Beane y DePodesta miden otros intangibles que para ellos son desconocidos.

Billy Beane
Foto: Twitter MLB Trade Rumors

A principios de la temporada 2002 la diferencia entre Billy Beane y su jefe de scouts era insalvable, la historia termina con el despido del scout principal de los Atléticos por diferencias irreconciliables. Beane quería que el bateador veterano Scott Hatteberg jugara sobre el novato Carlos Peña. Hatteberg había bateado como cátcher en Boston para un raquítico 245 de porcentaje, pero para Beane y DePodesta su costo como jugador, la manera como era paciente en el plato y sus bases por bolas lo hacían un jugador que podía ayudar a los Atléticos a ganar, también estaba el caso de David Justice, ex estrella de los Bravos de Atlanta y Yankees de Nueva York, mismo que llegó a Oakland con su porcentaje de bateo muy disminuido, pero para ellos, era un jugador al que todavía se le podía sacar jugo y que contaba con la ventaja de que los Yankees estaban pagando parte de su salario, el plan estaba en marcha y no había vuelta atrás.

Casi a mitad de temporada los resultados para los Atléticos de Oakland eran pésimos, sotaneros de división y el ex jefe de scouts de los Atletics después de ser despedido daba entrevistas por la radio diciendo que el método aplicado por Billy Beane y Paul DePodesta era absurdo y que no tenía futuro, mientras tanto Billy Beane libraba otra batalla con el manager del equipo Art Howe, que también prefería al novato Carlos Peña sobre Scott Hatteberg, al mismo tiempo la prensa criticaba duro a los atléticos y cuestionaba su filosofía sabermétrica, sin embargo los ejecutivos siguieron con el plan y doblaron la apuesta cambiaron a Carlos Peña a Detroit, jugándosela por Scott Hatteberg un cátcher que además ya no podía jugar en la receptoría por problemas para lanzar la pelota y que por la misma razón fue habilitado como primera base, Hatteberg era un jugador al que ningún equipo quiso ofrecerle contrato de ligas mayores a excepción de los Atléticos de Oakland. Los números de Hatteberg era malos a simple vista, pero las estadísticas sabermétricas indicaban que era un jugador valioso que podía aportar a la ofensiva con los intangibles mencionados.

Billy Beane
Foto: Twitter Forbes

Una vez canjeando a Peña y teniendo control sobre los jugadores que ingresaban en el “line up”, el plan de Billy Beane empezó a funcionar, los Atléticos se enracharon y lograron 20 victorias consecutivas, empatando el récord de todos los tiempos de victorias consecutivas de los medias blancas de Chicago que databa desde 1906, terminando esa temporada con un récord de 103 victorias y 59 derrotas, teniendo el tercer presupuesto más bajo en grandes ligas y a pesar de ello, igualando en victorias a los Yankees de Nueva York en ese año que tenían un “pay roll” de 125 millones de dólares contra 40 millones de los Atletics, Hatteberg y Justice habían sido piezas fundamental y representaban el triunfo del modelo Beane – DePodesta, si bien es cierto los A’s fueron eliminados en postemporada por los Angels de Anaheim, ese año se dio a conocer la sabermetría y los analytics en el beisbol, Billy Beane y Paul DePodesta abrieron un camino que ahora es seguido por los 30 equipos de grandes ligas y otros deportes también, ellos dos son considerados los padres de la aplicación de las estadísticas en el deporte, responsables de encontrar talento subvalorado y explotarlo de manera que otros equipos no lo hacían, los Atléticos de Oakland del 2002 fueron material de un libro llamado “Money ball”, también se filmó una la película con el mismo nombre, la temporada de ese año fue una de esas historias que hacen al deporte tan especial.

Te puede interesar: Cómo el big data y el desarrollo de jugadores convirtió a los Astros de Houston en una potencia de la MLB