¿Tienes un cuarto, bodega, almacén o local sin usar? ‘Sácale dinero’ con esta startup

Mubit
Foto: Face Mubit

Mubit es la plataforma que conecta espacios residuales, en abandono o en desuso con personas que tienen la necesidad de almacenar sus bienes.

Una de las grandes ironías de las metrópolis radica en el costo en metraje que pagan las personas por ser testigos y parte de la aglomeración: mientras más crecen los centros urbanos, menos espacios hay para los habitantes.

- Publicidad -

Esto implica que el área que habitan las personas o familias no siempre sea suficiente, lo mismo sucede a aquellos que tienen un negocio y desean almacenar parte de su mercancía, o  quienes necesitan un lugar para guardar desde un automóvil hasta maquinaria.

De tal contexto surge Mubit, una plataforma que conecta a personas que tienen esa necesidad con aquellos que cuentan con espacios desocupados, desde minibodegas, cuartos en su casa, lotes baldíos hasta bodegas industriales, patios o garajes.

Mubit
Foto: Face Mubit

“Hemos encontrado diferentes necesidades: como la gente que tiene un negocio y necesita guardar mercancía, o los que ven crecer su familia y dejan de tener suficiente espacio o aquellos que se mudan y necesitan un lugar temporal para dejar su mobiliario”, dice Pablo Palomar, el emprendedor detrás de esta empresa.

De abogado a emprendedor inmobiliario 

Abogado de profesión, tapatío de nacimiento, Pablo visualizó su futuro como emprendedor en el mismo momento en el que buscaba su crecimiento como abogado.

“Me fui a la Ciudad de México en 2018 para entrar a un despacho más grande. Ahí empecé a tener problemas para acomodar las cosas que me llevé, y fue que surgió la idea, platicando con el inversionista Gustavo Murillo, de crear una plataforma que facilitara el almacenamiento con recursos existentes, de forma colaborativa”, dice.

Aunque parezca ajeno al medio, Palomar ha estado constantemente involucrado con el mundo del Real Estate (mercado inmobiliario), ya sea de forma directa o por temas casuales que lo han llevado a entender cómo funciona. 

En su faceta de abogado, Pablo asumió responsabilidades relacionadas con revisar escrituras de propiedades, trabajar con notarios para avalar transacciones inmobiliarias, e incluso tomó un diplomado de derecho inmobiliario en el ITAM.

Mubit
Foto: Face Mubit

Mubit inició operaciones en Guadalajara, de forma más análoga que digital, pues Palomar comenzó a ubicar diferentes espacios, a contactar personas hasta llegar a unos 350 lugares que ofertar y así fue como logró cerrar 10 operaciones en los primeros días, con lo cual supo que había viabilidad en el negocio. 

Convierte tus espacios vacíos en dinero 

El rubro del auto almacenamiento crece en las ciudades principales debido a tendencias del propio mercado inmobiliario: la aparición de desarrollos verticales, la tendencia de vivir en espacios más reducidos, así como el incremento del consumo, factor que ha llevado a la aparición de las más diversas MiPymes, es decir, pequeños negocios que por su naturaleza requieren de bodegas o áreas de almacenamiento cercanas para poder abastecerse.

Algo similar sucede en la industria inmobiliaria a gran escala, en donde los principales jugadores han incrementado en los últimos años su apuesta por las naves industriales, con las cuales satisfacen la necesidad de impulsar la logística en el país.

“En el caso de las personas que no tienen un interés en invertir en una propiedad nueva para hacer negocio, pueden aprovechar los recursos que ya tienen con Mubit y convertirlos en activos que rindan un dinero constante. Es un tipo de esquema que realmente implica un trabajo mínimo y que aporta ingresos adicionales de forma mensual”, explica Palomar.

El Airbnb del almacenamiento 

Mubit
Foto: Face Mubit

Mubit opera bajo un programa similar a Airbnb. Cuenta con dos tipos de clientes: el anfitrión o dueño del espacio, y el “mubitero”, que ocupa el lugar para almacenar sus cosas.

“Acabamos de habilitar la página para que la gente pueda entrar y rentar su espacio a través de la plataforma. La persona entra, registra su usuario y elige en qué ciudad se ubica”, señala Palomar.

El mubitero, por su lado, sólo tiene que ingresar a la plataforma, buscar el espacio que mejor se acomode a sus necesidades, revisar las condiciones y, si está de acuerdo, enviar la solicitud al anfitrión.

Es importante que el solicitante indique qué es lo que desea guardar o cuál será el uso que le dé al espacio, para evitar cualquier problema con el dueño.

Palomar reconoce que el sistema se podría prestar a problemas legales, pero para ello ha aplicado sus conocimientos en el rubro del derecho y las leyes.

Mubit
Foto: Face Mubit

“Buscamos validar a los usuarios y la confiabilidad ¿Cómo hacemos esto? Vamos creando un archivo, expediente, usuario por usuario, en donde tenemos sus datos básicos, identificación e información relacionada con antecedentes penales”, explica el emprendedor.

Después, se brinda un contrato de depósito a la medida de este esquema, en el que se limita la responsabilidad de los usuarios, lo cual ofrece un respaldo jurídico. En éste se especifica la prohibición para guardar tóxicos, sustancias ilícitas, armas, drogas, productos inflamables y todo aquello que pueda representar un riesgo para las personas que vivan o trabajen cerca del espacio.

Los cargos se hacen con tarjeta mes con mes al “mubitero”, y éste tiene la libertad absoluta de terminar el contrato en el momento que lo desee, sólo necesita un aviso previo.

La aplicación ofrece un seguro de hasta 50 mil pesos en caso de robo, lo cual protege a ambas partes, y se piensa abrir la posibilidad de conectar cámaras en los espacios rentados para que el usuario pueda tener acceso a sus bienes en cualquier momento.

Un dato importante de Pablo es que tiene apenas 25 años. A su edad, con una startup sin competidores en el mercado, con un plan de refinanciamiento en los próximos meses para copar el mercado nacional y con la visión puesta en cómo mejorar su propuesta, Palomar reencarna otra gran ironía: hay que sacar de la bodega los sueños, incluso cuando se sueña con bodegas.

Con información de Entrepreneur

Te puede interesar: Esta startup prepara mujeres que la rompen en el mundo de la tecnología