Cosas que no son culpa de la oposición

Cosas que no son culpa de la oposición
Foto: Twitter Político MX

¿De qué es responsable la oposición? Hasta el momento, de ser una oposición chafa y muda, o sea, con muchos candidatos pésimos.

No falla. Cada que nos zarandea una nueva “mañanerada” de esas que nomás no hay modo de justificar, o cuando los medios exhiben otra cifra de escándalo, otra corruptela u otra forma del desabasto, empiezan a brotar esas voces autopromocionadas como mesuradísimas que, en un pestañeo, trasladan el problema a los terrenos de la oposición. El, digamos, procedimiento argumentativo es siempre el mismo: ese que se parece al chiste malísimo que contaban los abuelos. Un estudiante huevón tiene examen al día siguiente y de todo lo visto en el curso no estudia más que a la cultura fenicia, apostando a que le toque ese tema. Cuando la maestra dice: “Jorgito: los griegos” (“Jorgito” es un nombre como cualquier otro; podría ser Gabo o Viri, por decir algo), Jorgito escribe: “Grecia fue una cultura extraordinaria. Ahora bien, lo fenicios…” Y se sigue. Bueno, pues la misma cosa. No importa la magnitud del órdago gubernamental, lo que viene es: “O sea, sí está pinche, pero es que la oposición…”.

- Publicidad -

Me permito algunas observaciones. La oposición, amigas, amigos, no provocó las 350 mil muertes que nos vuelven el segundo lugar en el horrible medallero covid, arriba ya de la India con sus 1200 millones de habitantes. Tampoco se empeña en mantener ahí a LópezGatell. Ni tiene esos números ínfimos en vacunación, ni mintió sobre las dosis compradas, ni cambia de plan cada 15 días. Tampoco provocó la caída espectacular del PIB antes, repito: antes de la pandemia, ni la caída, la de récord mundial, que vino con ella. Tampoco canceló Texcoco, ni provocó la catástrofe de Pemex, otro récord, ni el apagonismo crónico de la CFE a mayor gloria de Bartlett. Tampoco es la que sostiene a Sanjuana Martínez en Notimex, ni la que hizo hasta lo indecible por sostener a Macedonio, cuando lo indecible incluye llamar mentirosas a las mujeres que lo acusaron de violación. Tampoco es la que cerró los albergues infantiles, ya que estamos. Como no es responsable de militarizar al país, ni de liberar a Ovidio al tiempo que se mantiene inmutable el número de asesinatos, ni del desabasto de medicamentos para niños con cáncer, a cuyos padres se calificó de complotistas. Tampoco se dedica a gastar en campos de beis.

¿De qué es responsable la oposición? Hasta el momento, de ser una oposición chafa y muda, o sea, con muchos candidatos pésimos, a veces incluso nivel 4T, y sin discurso. Digo, cuando tu mejor apuesta son los videos de Anaya hablando de caguamas o sosteniendo un taco como quien agarra una culebra…

Disculparán la monserga de estas listas. Pero es que si nos dices que lo que vas a hacer son balances críticos bien objetivos, cero partisanos, sin ganas de polarizar, etc, se me ocurre que un buen principio es distinguir, con un mínimo de honestidad, entre una mala campaña y un pésimo gobierno. 

Por JULIO PATÁN
[email protected] 
@JULIOPATAN09

Columna publicada en El Heraldo de México el 02/04/2021 

Te puede interesar: Obligados a ser cursis