‘Márcame, amo’: sobre Raniere y México

Keith Raniere
Foto: Twitter New York Post

He tenido pesadillas. La culpa es de Márcame, amo (Cal y Arena), el acucioso nuevo libro de Roberta Garza.

En marzo de 2018, en una lujosa casa de Puerto Vallarta, la policía detuvo a Keith Raniere, a petición gringa. No era raro que estuviera escondido en nuestro país. Cabeza de una de esas organizaciones teóricamente dedicadas a la autoayuda, NXIVM, Raniere era en realidad el gurú de una secta en la que mujeres eran convertidas en esclavas sexuales, al punto de ser marcadas a fuego con las iniciales del líder. Bien, la secta tenía una presencia más que relevante en México, donde había puesto pie gracias a figuras como Emiliano Salinas, hijo del ex presidente y muy cercano a Raniere en tanto primer representante de los negocios legales de NXIVM en estas tierras, pero también, según se supo en el juicio, como estratega para enfrentar a los enemigos de la secta en beneficio de un Raniere cada vez más amenazado, es decir, un Raniere a punto de pagar por sus infamias.

- Publicidad -

El juicio, sonadísimo en los Estados Unidos por la gravedad de las acusaciones —súmenle pornografía infantil y tráfico sexual, entre otras—, tuvo una testigo inmejorable en Roberta, reportera que además tiene formación de psicóloga (y colaboradora de MILENIO). Garza eligió una vía muy eficaz para reportar lo que pasaba en el juicio: Twitter. En hilos concisos y precisos, nos dejó enterarnos no solo de los horrores perpetrados por Raniere en su cuartel de Nueva York, sino de sus alianzas mexicanas y de los sufrimientos que padecieron algunas compatriotas —particularmente Daniela Fernández, encerrada en un cuarto durante dos años, como castigo, con la complicidad de sus padres—. Pero su crónica necesitaba un entorno de esos que permiten la respiración más larga. Eso es Márcame, amo: 170 páginas de valía no solo por el retrato iluminador de Raniere, no solo por su disección de las entrañas de una secta, sino por lo que dice de nosotros, de México. Del México de las complicidades y la impunidad.

***

Otra sugerencia: busquen en Internet lo que ha escrito León Krauze sobre el caso Raniere (en Letras Libres, en El Universal) desde, al menos, 2017. Nadie podrá decir que no nos avisaron.

@juliopatan09

Columna publicada en Milenio el 28/01/2020

Te puede interesar: En defensa del folclor